Seguidores

jueves, 16 de agosto de 2012

Hay que reírse un poco, que la muerte siempre está.

A veces la mejor solución es una simple sonrisa. Una que maquille las lágrimas por dentro. Cuando todo parece desvanecerse lentamente por dentro es cuando hay que sonreír y hacer que nada pasó. No se si es lo mejor, pero es lo que siempre hago. 
El mejor maquillaje para los lamentos siempre es una sonrisa grande y desconfiada, que te ayude a entender que todo esta bien, o por lo menos, que te lo haga creer. 
Siempre exageramos con esa típica frase "Hoy fue el peor día de mi vida", el peor día de nuestras vidas será cuando nuestro corazón deje de latir, cuando todo lo que hicimos sea insignificante, cuando dejemos personas atrás sin poder hacer nada. Por eso, cuando pienses que la vida se te desvanece, que nada de lo que haces te sale bien, piensa que la vida sigue, que tras las nubes el cielo es siempre azul. 
No malgastemos el tiempo en desilusiones del corazón... 

1 comentario: